¿y que pasó con la primera comunión?

Como les conté hace tiempo mi hijo mayor hacía su Primera Comunión y yo me pasé un buen rato buscando ideas, les quiero mostrar lo que hicimos al final.

  1. Recuerdos: Queríamos que el recuerdo fuera algo hecho por el festejado. Dimos varias vueltas y al final hicimos unos llaveros. En una tienda on line (en Chile acá) compramos distintos accesorios para hacer los llaveros. Mi hijo los eligió todos, dentro del tema de la celebración. Acá lo que compramos:

llaveros

Con un alicate chico, fue abriendo las argollas y juntando las piezas en distintos ordenes, con los palitos (se llaman de otra manera, pero no me acuerdo :)) juntó mostacillas y también los ovalos que dicen love con las cruces chicas. Quedó algo así

llaverofin

Con mi Big shot hicimos mini cajas de leche, a las que les agregamos cruces, y pusimos los llaveros adentro. Para los que no tienen esa maravilla (quise mi big shot tanto tiempo antes de tenerla), les dejo un molde para que con mucha paciencia puedan hacerla a mano en sus casas (acá). El secreto está en marcar muy bien los pliegues antes de armar y pegar.

caja recuerdo2. Libro de visitas

arbol

Queríamos dejar registrado de alguna manera quienes nos acompañaron en este día tan especial. Primero barajamos la idea de un libro de visitas, una especie de libreta en que todos firmaran y escribieran algo. Luego pensé en lo que escribirían… tan largo algunos y tan poco significativo otros… nuevamente recurrí a la fuente de todas las inspiraciones (aka Pinterest) y encontré unos arboles sin hojas, donde cada invitado estampa su huella digital y firma a modo de hoja… Lo encontré lindo y novedoso! Ninguno de los invitados quedó indiferente! Imprimí este árbol, compré un marco de fotos en el supermercado (nada muy especial), lo puse en el marco (sin el vidrio al principio), compré 4 colores de tintas (en cualquier tienda para scrapbook hay) y lo dejé sobre una mesa con los recuerdos. Así, cuando alguien se iba, ponía su huella, su firma, y se llevaba su recuerdo. Lindo, no?

3. Candy Bar: 

candy bar 1c

La hora de la ceremonia era tarde, por lo que según mis cálculos llegaríamos a la casa a una hora cercana a la comida, pero sin haber comido nada desde el almuerzo.. hicimos sandwiches de carne, con distintos acompañamientos que cada uno armaba según su preferencia, y una mesa dulce (candy bar) con distintas cosas para que pudieran comer los niños y los grandes también.

Hice algunos cake toppers, simplemente usando el mismo dibujo de los recuerdos, dentro de círculos con el borde de color, que imprimí y recorté yo misma en mi casa, luego los pegué con silicona caliente a palos de brocheta y los distribuí por la mesa. Agregué pompones de papel, un banderín de tela con su nombre, puse flores en cada lado de la mesa y lo que más les gustó a los niños (no tengo fotos eso si) monedas de chocolate con etiquetas, las que imprimí en papel adhesivo, y corté y pegué a mano en cada moneda. Un pequeño detalle pero que le dio más vida a este candy bar. Distintas alturas para los dulces (forré incluso una caja de zapatos para poner las galletas a un nivel distinto del resto) y listo!.

Creo que fue un día redondo, con una ceremonia preciosa, impecable y muy recogida, y con una fiesta en la casa, donde todos pudimos acompañar a mi hijo en este paso tan importante.

Anuncios

Comparar a los hijos… inevitable y nefasto!!!

Recibí el otro día una visita. Una madre preocupada por el desarrollo “normal” de sus hijos. Es decir, lo que le preocupaba era saber si sus hijos se estaban desarrollando de modo normal o no. Su preocupación: un video de uno de los compañeros del jardín, repasando las letras del alfabeto, o sea, avanzando hacia la escritura.

¡Niños de tres años escribiendo (a partir de la unión de puntos) las vocales!. Primero la tranquilicé; por un lado no me parecía nada extraordinario, los niños a esa edad son capaces de unir puntos para formar figuras, siguen básicamente las líneas, por lo que el seguir las formas de las vocales no me parecía nada tan fuera de lo normal. Segundo, no es objetivo que los niños salgan del jardín sabiendo escribir. Eso si que hay que tenerlo claro.

Conozco a sus hijos, son niños de 3 años que juegan, se ríen, tratan de conversar, dentro de sus posibilidades claro, pero que no me llama la atención la falta de alguna conducta “deseable”. Es decir, niños absolutamente normales, y con un desarrollo acorde a su posición en su familia (son mellizos únicos, es decir, son solo ellos y sus papás).

Me quedé pensando un rato, y llegué a dos grandes conclusiones, que quería compartir. La primera, olvidarse de comparar a los niños, si bien hay ciertos hitos que deberían ir lograndose a ciertas edades, nada es estático ni fijo, cada niño tiene su ritmo de desarrollo, por lo tanto compararlo con otro (sea su hermano, primo, vecino, amigo, etc) es NEFASTO!!! es casi como si nos compararamos a nosotras mismas. Piensen en cuantas personas conocen, en como llevan sus embarazos, como queda su cuerpo después, las arrugas, las ojerosas (me incluyo) las que siempre logran arreglarse y verse bien… es igual de dañino! Parece que al pensar en uno como mamá, como mujer o como amiga, es mucho más obvio que las comparaciones son odiosas, que siempre el pasto de al lado es más verde… pero cuando hablamos de nuestros niños… UF!! ahí si nos interesa que sabe y que no el de al lado. Hemos caído como sociedad en el exitismo. Todos queremos hijos perfectos (tal vez para ser madres perfectas). Pues bien, así como no hay madres perfectas, ya lo decía una importante psicoanalista (Melanie Klein) hay madres suficientemente buenas, tampoco existen los hijos perfectos. Hay algunos más fáciles que otros, si es cierto, pero hijos perfectos ni padres perfectos existen. Hay que superarlo. Quererlos como son, obviamente ayudarlos si tienen dificultades, alarmarnos incluso si creemos que su desarrollo va más atrás (acá el instinto materno no falla señores, si no, pues Google da buenas pistas cuando tenemos dudas), pero siempre a la luz de la flexibilidad, hay tiempos que respetar y que son diferentes.

Y lo otro que pensaba, aquí a lo mejor me gano enemigos, es que al final, no habría que estudiar ni estigmatizar tanto a los hijos únicos, ellos no son el tema, el tema somos los padres primerizos. Me puse a pensar en cómo era yo cuando tenía mi 1 hijo solamente, como era su sombra (por que quería y podía hacerlo) seguía todos sus pasos, le armaba todos sus juegos, después claro también me veía agobiada por su dependencia extrema. Miraba a mi hijo n5, pensaba en su hermano mayor a su edad… y en los distinto que eramos!! Él y yo!!! al final, la experiencia va ayudando, pero también hay que ir modelando en que es lo mejor para los niños, tampoco se trata de dejarlos solos siempre, pero si hay que darles espacio, tiempo, la posibilidad de crecer y de resolver problemas (todo de acuerdo a su edad). Claro que con el mayor es más dificil, es todo nuevo, y por lo tanto todo asusta, pero como alguien dijo una vez, los hijos son prestados… hay que prepararlos para la vida, para que sean buenas personas, tengan fe, puedan solucionar sus problemas, para que sean felices, leales, capaces de amar, responsables… en fin!!! se me ocurren tantas cosas antes de pensar si quiera en que quiero que mis hijos sean perfectos o exitosos. Ojo con lo que les trasmitimos, después nos asustamos por que tenemos niños sobre exigidos… todo parte en la casa.

A educar con amor! y con respeto a las diferencias! y por favor, con autonomía!

e-learning

Descubrí el otro día Coursera, una plataforma on line donde podemos acceder a cursos de los más variados temas en un montón de universidades, y gratis!! hay en varios idiomas, algunos en su idioma de origen pero con subtítulos en varias opciones.

Actualmente estoy haciendo un curso en la Universidad de Stanford sobre Nutrición Infantil. Voy en la segunda clase y se ve, hasta ahora, bastante bien! Se los recomiendo! Una buena manera de mantenerse al día en varios temas, o tal vez, de empezar con algún nuevo interés.

Hay también de creatividad, de egiptoligía (nada mal, ah?), gestión empresarial exitosa para pymes, pre calculo, y en fin, un montón de temas.

¡Sólo hay que animarse!

otra oportunidad de enseñar

Hace unos días tuve un pequeño accidente doméstico, esas cosas que en verdad no son graves pero que por lo que implican terminan siendo de cuidado y tema obligado de conversación. Mi hijo menor se apretó un dedo con la puerta. Él puso sus deditos en el marco de la puerta (donde la puerta está afirmada a la muralla, donde van las bisagras) y otro de sus hermanos cerró la puerta. Fue casi crónicas de una muerte anunciada, no solo mil veces hemos repasado el concepto de no jugar con las puertas, si no que antes de que ocurriera el hecho ya se los había dicho varias veces, claramente sin resultados.

Niño llora, mamá corre a verlo y OH! Sangre, sangre, sangre… Estaba en el segundo piso de mi casa (bañando a los niños) dejé a uno en la ducha y bajé corriendo. Gracias a Dios mi marido acababa de cruzar la puerta, por lo que él evaluó la situación, lo vendó y partimos a emergencias. Nunca me ha tocado ir a emergencias con un niño en riesgo vital, y espero de verdad que nunca sea así, esos viajes son los más largos, interminables, con esa sensación de angustia/miedo que apenas te deja respirar. Después de una larga espera (estamos en época de peack de enfermedades respiratorias por acá,) por fin apareció un doctor. Su primera impresión: nada que hacer hasta sacar radiografía y ver si había fractura del dedo. Vuelta a esperaqr, radiografía y si, fractura, por lo que el diagnóstico pasaba a ser fractura expuesta, y el especialista a tratar el caso era otro. Vuelta a esperar, nos informan que tenemos que hospitalizarlo, pues la cirugía requiere de anestesia general. Esperar por lo menos 6 horas desde su última comida y a pabellón.

De nuevo, una situación que no era nada grave, pero que implicaba tantas cosas… en mi casa mis niños lloraban por su hermano. sentían miedo, pena, culpa… y yo no estaba ahi para contenerlos, es más ni siquiera podía llamarlos, pues para que el menor no se tocara la herida tenía que estar con él en brazos y afirmandolo.

Pabellón, esperar que haga efecto la anestesia (situación que creo que da para un post completo, es terrible!!) y a esperar. Esperar otra vez, pero ahora hay algo diferente, tu hijo no está esperando contigo en brazos, está (dormido) en una sala llena de desconocidos (para él y para tí) y no te queda nada más que rezar para que todo esté bien. No sé si seré yo, y mi exceso de horas de series de TV relacionadas con la medicina, pero los peores escenarios rondan sin que yo quiera por mi mente. Avisan que ya salió y que todo está bien. Puedo empezar a respirar con tranquilidad.

Ya tengo a mi bebé en brazos. Lo peor ya pasó. ya está todo bien. pero, y ¿el resto de mis hijos? ¿cómo aprovechamops de enseñar? y así elabroamos con ki maridp un discurso que creo (ESPERO) nos dio resultado.

1. Los accidentes pasan. No hay culpas, no importa quien fue el que cerró la puerta (podría haber sido cualquiera de los niños, da igual, uno tuvo la “mala suerte” de que le tocara), pero si hay conductas de riesgo que podemos evitar. No soy culpable por que yo no quería que mi hermano terminara en la clinica, operado con una fractura expuesta.

2. Si tengo  responsabilidad sobre lo que pasó, en el sentido de haber realizado una conducta irresponsable (jugar con las puertas) cuando sé que es algo que puede ocasionar un accidente (sería igual por ejemplo que jugar con fuego… generalmente los que inician incendios no era lo que buscaban, pero su conducta llevó a que estos se generaran.

3. Y acá tal vez nadie me entienda, pero se debe a una situación familiar particular, no importa quien fue, fue uno de los niños, sin individualizar, sin estigmatizar, de nuevo, el que fue no es culpable y no tiene por que recibir “sermones” o “sanciones” de personas que no son de nuestro núcleo familiar, es más, no tiene que dar explicaciones y es solo un niño que jugaba, jugaba mal si, pero jugaba.

4. El abrazo. Que abrazo. contener, a los pobres que se quedaron en la casa y que vivieron la angustia igual que uno. que se levantaron en la mañana para ir al colegio y se dieron cuenta que su hermano no estaba. Que lo tienen que ver con sus vendas, remedios y curaciones… Contener, para eso esta la familia al final. Lo demás pasará, y no queda más que esperar que no pase otra vez, y que de verdad hayamos logrado enseñar algo en esta pasada…

¿y ustedes? ¿Han tenido que enfrentar situaciones así? ¿Cómo lo han hecho?

Inspiración Primera Comunión

Este año mi hijo mayor hace su primera comunión. Un hito demasiado importante en mi familia, él está feliz, lleva casi dos años preparándose para este día y ya estamos a casi un mes del gran día.

Como es hijo mío, y algo de mí seguro habrá heredado, el otro día me pidió que pensarámos en las cosas que íbamos a hacer para su primera comunión. Como no, él quiere que básicamente todo, sea hand made (y home made)…

Partimos por lo primero, que son los santitos. Acá les decimos así a los recuerdos que se entregan, en los que está el nombre, el día y la fecha de la primera comunión. Como yo de diseño sé poco (por no decir nada) partimos por buscar una imagen que le gustara. Luego que la teníamos, la arreglé en paint (si, en paint!!!) y fabricamos los santitos en formato de marca libros. Busqué por internet y encontré donde mandar a imprimirlos en un papel plastificado para que duren un poco más (aunque en mi fuero interno sé que sólo los más cercanos los guardaremos).

Ahora nos falta la segunda parte, fabricar un recuerdo para los que vengan a celebrar con nosotros en nuestra casa… El requisito es que también los hagamos acá… Partí a Pinterest (fuente de inspiración innegable y a estas alturas para mí imprescindible) y encontré varias cosas que nos pueden servir… les dejo acá mi inspiración, ya les mostraré que fue lo que finalmente hicimos.

1 comunion

1. http://manu-manie.blogspot.com/search/label/bomboniere

2. http://espanol.babycenter.com/blog/vida_y_hogar/souvenir-para-bautizo-angeles-con-chupetines/

3. https://s-media-cache-ak0.pinimg.com/originals/5f/27/f1/5f27f13c6b22611d7ad2276272ec2630.jpg

4. http://bolosyrecuerdos-detallitos.blogspot.mx/

5. http://www.invitaenunclic.com/es

6. https://365ofpinterest.wordpress.com/2014/04/12/marshmallow-crosses-for-baptism/?postpost=v2#content

7. http://nearlycrafty.com/photo-bookmarks/

8. http://mentootlet.blogspot.com/2014/11/filcangyalok.html

9. http://liagriffith.com/kids-valentines-candy-huggers/

10. http://wohnidee.wunderweib.de/

11. http://countrypainting.blogspot.it/2014/06/portaconfetti-francesco-e-gita-genova.html

12. http://www.dicorsoincorso.it/2015/04/23/comunione-in-bianco-e-giallo/

13. http://articulo.mercadolibre.com.ar/MLA-561175204-denario-decenario-gamuza-bautismo-comunion-souvenirs-plis-_JM#redirectedFromParent

14. http://www.elo7.com.br/anjinho-feltro/dp/19F567#bm=p2p

15. http://blog.holamama.es/una-idea-de-recordatorio-de-comunion-hecha-en-casa/

16. http://www.gomakeme.com/2010/12/christmas-packaging-and-gingerbread-recipe.html

17. http://bolosyrecuerdos-detallitos.blogspot.mx/p/llaveros-de-bautizo-o-primera-comunion.html

Parece que me gustan los llaveros… ¿y a ustedes? ¿Tienen más ideas para compartir?

ESTOY ABURRIDO, NO SÉ QUE HACER, enseñar a jugar. (y un DIY que nos puede ayudar)

tarro

El frío acá ya se instaló. Nos espera, creo yo, un largo invierno… Con todo lo que se demoró en llegar, seguro no se va a querer ir muy rápido.

Invierno significa tardes enteras encerrados. Más todavía ahora que falta un mes para que por estos lados empiecen las vacaciones de invierno, todo un desafío lograr mantener a los niños medianamente activos. Soy de la teoría, antigua tal vez, que a los niños no hay que estar entreteniendolos todo el día. No pasa nada si se aburren. Es más, aburrirse les hace bien. Es ahí cuando fomentamos el desarrollo de la creatividad. Y los ayudamos también a manejar la frustración.

Eso no significa que tenemos que dejarlos siempre aburrirse, o que no tenemos que enseñarles a jugar. También a veces necesitan de nuestra guía y compañía, y no por eso van a ser niños pocos felices o con poca capacidad creativa.

Lo más fácil es enseñarles a desarrollar juegos de rol, esos que se hacen disfrazándose (y ahí se nos va una buena parte del juego) y después inventando escenas o historias. Acá también son populares las pistas de autos, armadas con libros o restos de cajas de cartón, ya el preparar el juego demanda una cierta cantidad de tiempo, y de desarrollo de habilidades, que lo hace un juego en sí mismo. Lo mismo pasa acá con armar “clubes”, con varias frazadas, sábanas viejas, algunos cojines y mucha mucha imaginación, armamos casas (más bien carpas) que sirven para que se junten más escondidos. Para terminar, un “pic-nic”, sencillo, con algunas pequeñas cosas podemos tener una tarde entretenida, que además nos permite estar en el primer impulso del juego y después dejarlos a ellos seguir.

No se trata de estar todo el día desarrollando una actividad tras otra, es sólo que a veces necesitan un poco de guía y ayuda, además aprovechamos de pasar tiempo con ellos.

Cuando los días se hacen más largos, por el frío, niños enfermos, vacaciones, por lo menos en mi casa aumentan los “estoy aburrido, no sé que hacer” que por lo menos a mí terminan por enojarme… Para pasar este tipo de situaciones, hice un tarro “ESTOY ABURRIDO, NO SÉ QUE HACER”. Podría haberle puesto otro nombre, tal vez el Tarro de ideas, el tarro aburrido… pero bueno, eso fue lo que se me ocurrió en el momento. Tenía un tarro plástico trasparente guardado ( de esas cosas que uno guarda por si algún día sirven, me parece que venía con animales de plástico) y le pegué una etiqueta con su nombre. Lo llené de todas las cosas que se me ocurrieron (tanto de juegos como de algunas ayudas para la casa) y lo dejé en una mesa. La regla dice que, si vienes a decirme las palabras mágicas, “ESTOY ABURRIDO, NO SÉ QUE HACER” tiene que ir directo al tarro y sacar (al azar) uno de los papeles. La obligación ahí es realizar la actividad. La verdad acá ha servido, claro que con los grandes ha tenido que ser con supervisión (más de una vez me los encontré eligiendo el papel, para obviamente hacer lo que les pareciera más entretenido).

Algunas ideas de lo que usamos por acá, todas las actividades que implican un tiempo son por 20 minutos:

– Leer

-Tocar un instrumento

-Jugar wii

– ordenar juguetes

-Clasificar libros

-ordenar zapatos (no sé si les pasa, pero acá en el closet están todos tirados sin ninguna lógica, encontrar un par es equivalente a sacarse la lotería).

– Pintar

– Recoger hojas

– Jugar con un hermano chico.

– Hacer un picnic

– Jugar con bloques

– Ver fotos.

¿y ustedes? ¿dejan que sus niños se aburran?

Educar en las Emociones… Autodominio

autodominio
Cuando hablamos de educar en las emociones a lo que apuntamos es a que nuestro hijos sean capaces de reconocer (leer) sus propias emociones y las de los demás (conocido también como empatía). Para poder conocer las propias emociones es importante ayudarlos a desarrollar virtudes, es decir actitudes positivas, que por repetición se van transformando en hábitos.
Es importante desarrollar todas las virtudes (autodominio, trabajo, orden, responsabilidad, entre otras) pero la única manera de conseguirlas es logrando primero la que funciona como base de todo: el autodominio.
En la medida en que yo soy capaz de regular mis propias emociones, seré también capaz de ayudar a los demás en esta tarea. Ya nos iniciamos en este tema cuando hablamos de los mandalas (ver ACÁ) pero nunca está de más recordarlo. Somos los espejos en los que nuestros hijos se miran, si ven que nosotros, con esfuerzo y con mucho trabajo, podemos lograr regular nuestras emociones (levantarse temprano sin quejarse, aguantar las dificultades del día a día con alegría) también ellos reaccionarán así. Todos nos hemos visto alguna vez reflejados en las reacciones de nuestros hijos (generalmente las negativas son las que aprenden primero, no sé por qué! si alguien tiene una teoría, bienvenida sea ;)) entonces tenemos que estar atentos a como mostramos también nosotros lo que sentimos. Es la mejor forma de educarlos a ellos.
Y por supuesto reforzar también cuando ellos sean capaces de dominar sus emociones y reacciones (lo que no significa no demostrar sus sentimientos, todo lo contrario, es tener claro que es lo que están sintiendo de manera de poder encausarlo positivamente).

¡Seguimos con el desafío entonces!
¿Cómo lo hacen ustedes para trabajar este tema?