¡¡¡¡Celos!!!! ¿Que hago?

hermanitos

Como he dicho antes, tengo 5 hijos, entre 8 y 0 años. Cuatro de ellos son hombres, la N4 es niñita. El tema de los celos me ha tocado más de una vez, pero nunca con la intensidad con lo que lo ha vivido N3. No sé si será por su posición en la familia, si influirá el que la que vino después es la única niñita, pero ha sido un tema difícil con él desde unos meses antes que N4 naciera…

Todo partió con N3 tartamudeando a unos dos meses de mi fecha de parto. El diagnóstico de mi pediatra: Estrés!!!. ¿Por qué estaría estresado un niño de 2 años? (esa edad tenía cuando todo se derrumbó…), por que sus hermanos (de 6 y 4 en ese entonces) jugaban entre ellos y no lo incluían, por otro lado venía está guagua (que generaba tanto interés en su entorno por ser la primera niñita). Logramos, con atención, amor, paciencia y mucho TRABAJO de su madre (o sea mío!!!) que esto fuera algo pasajero y volviera a hablar fluidamente. Una vez superado esto, empezó a tener problemas para dormir… una vez superado eso, ¡Nació la hermana! y bueno, los llantos, gritos y pataletas se transformaron en parte de la rutina diaria en mi casa.

Además de mamá de 5, soy psicóloga (lo que no sé si me ayudó o me perjudicó en esta situación), a mí me parece, como me dice mi marido, que es un dato de la autopsia, o sea, no sé que tan útil es para mí saber lo que sé, tener la profesión que tengo, a veces creo que me ayuda, otras (como cuando recibo los dibujos de mis hijos, o libros con dibujos de todos sus compañeros en el colegio) que me perjudica… En fin, me fui un poco del tema.

Yo soy una mamá presente. Mi premisa básica es que los hijos siempre van a recriminar por algo a sus papás (yo lo he hecho con los míos), entonces si a mí me van a reclamar algo, que sea por todo lo que estuve (declaro eso sí no ser una madre aprensiva, no estoy todo el día encima de mis niños). Tengo la suerte de poder trabajar con mi marido sólo dos mañanas a la semana, lo que permite estar la mayor parte de mi tiempo en mi casa, con mis niños. Con estos datos entenderán por qué el tema de los celos me desconcertaba tanto… me preocupaba de cada uno de mis hijos, que no se sintieran desplazados, que recordaran su lugar y función en la familia, y todas esas cosas que la teoría (conocida por mí) aconseja, pero nada!!! N3 no quería estar bien, él decidió vivir esta nueva adición a la familia desde la inconformidad… Si la guagua dormía, el gritaba hasta despertarla, para después llorar por que la guagua lloraba… Fue duro. A veces todavía es difícil. “Los terribles 2” me decían algunos, “Los terribles 3” (cuando ya habían pasado meses y la cosa se mantenía), que si va a al jardín mejora, que mejor en la casa… Uf!!! lo hice todo!!! lo intenté todo. Leí, no se imaginan como leí, probé distintas teorías, distintas técnicas (incluidas flores de bach), y NADA!!! hasta que, retomando mis estudios universitarios, y sentándome por horas a pensar en este “caso”, vi la luz… El problema que teníamos era el control de impulsos!! Toda su disconformidad, todos sus gritos, pataletas, llantos, venían de una base: NO sabía como expresar lo que sentía! Claro, para él era difícil encajar con los grandes (a pesar que no tienen mucha diferencia, lógicamente el modo de jugar de un niño de 6 o 7 años no es el mismo que el de uno de 2 o 3), no podía tampoco encajar con la guagua, tenía que compartir a su mamá (y la atención de todo su entorno) con una persona más (que además tenía una condición especial, era única, y todos se lo recordaban constantemente) y él no sabía como decirlo. Sus emociones estaban como una montaña rusa constante, y la única manera (la más fácil también, es cosa de ver como reaccionamos los adultos cuando algo nos molesta) para demostrarlas era con estos episodios (ataques) de llanto y gritos.

Desafío: Educar emociones. Esa fue mi respuesta, Nada fácil eso sí. ¿Cómo le enseño a un niño de 3 años a reconocer y expresar sus emociones?. Vuelta a estudiar. Tampoco quiero sobre psicologizar a mis hijos (es uno de mis mayores miedos y una de las razones por las que me mantengo al margen de mi profesión), entonces necesitaba una respuesta clara y simple. ¡Cuentos! ¡Definiciones simples! tiempo juntos enseñandole a él… Armando ese puzle estaba cuando encontré un libro que cumplía con mis requisitos: El Emocionario de Cristina Nuñez Pereira. Un diccionario de emociones para niños. Que les ayuda a reconocer las distintas emociones que van teniendo. ¡Bingo! lo necesitaba. Obviamente no lo encontré en ninguna librería, así es que tuve que recurrir a mi proveedor oficial de material bibliográfico y lo encontré (Acá). Free shipping y casi un mes de espera de por medio, y el libro en mis manos. Vamos revisando emociones, vamos leyendo juntos, vamos reforzando las conductas y asociándolas a las emociones que hemos aprendido. (Muestra del libro aquí)

Hemos mejorado mucho. Todavía quedan algunos de estos episodios sin control de impulsos, pero logramos avanzar y salir del hoyo… hay días en que creo que ya lo superamos, otros que pienso que hemos retrocedido hasta el nivel de volver a empezar, pero yo lo veo a él mejor. Más contento. Más días buenos que malos. ¿Qué más puedo pedir?

Ha sido un proceso largo. Llevamos aprox 1 año y medio en esto, pero vamos avanzando.  Si alguien pasa por algo similar, fíjense en el control de impulsos. ayuden a los niños a reconocer sus emociones. No sólo los ayudarán a superar mejor la etapa que viven, además les estarán entregando herramientas para la vida, que les harán las cosas menos dificíles cuando les toque batírselas solos… ¿Interesante o no? Yo he visto como los otros niños también se han beneficiado de esta educación emocional. Vale la pena intentar. Eso pienso yo al menos.

 

Anuncios
Imagen

El Cumpleaños

cumple

 

Tal como había contado, esta semana tenía el cumpleaños número 4 de mi hijo N3. Él quería una fiesta de rescue bots… obviamente no había nada disponible de estos dibujos animados, por lo que tuve que ponerme creativa. Tomé los colores de los protagonistas (Rojo, verde, azul y amarillo) y me puse a hacer una guirnalda de papel volantín (papel de seda en algunas partes) que la usé para enmarcar el techo de la terraza y como me sobró, puse también una en el mantel de la mesa de los “grandes”.

Para hacer la guirnalda (obviamente no tengo fotos del proceso) corté el papel en dos y luego lo doblé por la mitad. Fui cortando tiritas finas sin llegar hasta arriba del papel, partiendo por la parte abierta del doblez. Una vez cortado todo, se abre y se enrolla sobre si mismo. Y ya está!!! para terminar más rápido, corté varios papeles a la vez… algunos no quedaron perfectos, pero disminuí el tiempo invertido considerablemente. (Acá encontré un tutorial con fotos bien claras del proceso).

Además, y para poder poner a los personajes, hice unos abanicos de cartulina (simplemente fui doblando la cartulina y pegando los abanico hasta lograr un circulo) y en el centro puse una imagen de cada uno de los personajes (que había impreso a color desde internet). Para tener más relación con el tema, tomé los juguetes de N3 y los repartí en las mesas.

Para la mesa de los niños, encontré un mantel de Transformers (aproveché también de comprar la piñata y el banner de feliz cumpleaños) en el que aparecían dos personajes que comparten los Transformers (que son para más grandes) con estos Transformers Rescue Bots (que son los para niños que le gustan a mi hijo).

La comida la hice yo, cosas dulces y saladas, y también hice los carteles en los que se podía leer que era lo que había. Sólo los imprimí en papel amarillo (era el único color distinto al blanco que tenía), los recorté con tijera zig zag y pegué (todo lo pegué con silicona caliente) en una cartulina con diseño (que también recorté en zig zag).

El resultado se puede ver algo en la foto, N3 estaba feliz, en un minuto me abrazó y me dijo, “Gracias por este cumpleaños tan lindo” (con eso yo ya estoy pagada), lo pasó increíble, todos comieron rico (lo sé por que casi no quedó nada), y mi semana de trabajo valió la pena.

 

 

Una mochila de mono

Este año, para los cumpleaños (Número 8 y 6) de mis dos hijos mayores, decidí envolver sus regalos con bolsas de sus animales favoritos hechas por mí :).

Este mes es el cumpleaños de mi hijo N3, y decidí modificar un poco el formato y hacerle una mochila de mono (su animal favorito). Para empezar busqué inspiración en Pinterest (mi fuente constante) pero la verdad no encontré mucho… al final tomé un dibujo (acá está el link molde mochila mono) de lo que se supone es un tutorial, pero que está en ruso, no me sirvió mucho más que para usar el patrón…

En fin, tomé el patrón, lo partí por la mitad (para usar toda una página) y lo aumenté. Con eso corté dos caras de mono (usé la tela doblada por la mitad y puse el molde haciendo coincidir la mitad con el doblez).

Una vez que tenía los dos lados de la cara cortada, separé el molde por piezas (los ojos, la nariz, boca e interior de las orejas) y los recorté en otras telas que combinaran. Usé solo retazos de distintas telas, asique definí cual usaba para cada parte según el porte que tenían. Primero cocí los ojos (Antes marqué su interior con un lápiz permanente), luego la nariz a la boca, luego la boca a la cara y finalmente las orejas.

En la parte de atrás de la mochila, con la misma tela de los ojos y orejas, cosí dos tirantes para que se la pueda poner. Como no tenía las piezas plásticas para poder hacer los tirantes adaptables, medí cuanto necesitaba de tela y los cosí fijos.

Puse un un cierre de 30 cm en la parte superior de la cabeza (pegandolo primero a uno de los lados de la cara y luego al otro) y después, en una tela con tonos verdes (el color favorito de N3) corté tiras de 1 1/2″ (perdón por la unidad de medida, pero mi regla es de USA y es el formato que tiene) y la fui cosiendo por todo el contorno de uno de los lados de la cara (derecho con derecho, y cosiendo por el revés). Luego me preocupé de abrir bien el cierre (para poder dar vuelta el trabajo) y cosí el otro lado (igual que el anterior, tela derecho con derecho y cosiendo por el revés). una vez terminado, pasé una costura de zig zag por todo el contorno (para evitar que se deshilache y también para que se vea mejor por dentro ya que va sin forro) y la di vuelta…

No tengo fotos del proceso (prometo hacer otra y subirlo con más claridad) pero sí me acordé de sacar una antes de poner dentro su regalo y envolverla.

Ojalá se animen! nada mejor que hacer algo para los niños con tus propias manos!mochila mono