e-learning

Descubrí el otro día Coursera, una plataforma on line donde podemos acceder a cursos de los más variados temas en un montón de universidades, y gratis!! hay en varios idiomas, algunos en su idioma de origen pero con subtítulos en varias opciones.

Actualmente estoy haciendo un curso en la Universidad de Stanford sobre Nutrición Infantil. Voy en la segunda clase y se ve, hasta ahora, bastante bien! Se los recomiendo! Una buena manera de mantenerse al día en varios temas, o tal vez, de empezar con algún nuevo interés.

Hay también de creatividad, de egiptoligía (nada mal, ah?), gestión empresarial exitosa para pymes, pre calculo, y en fin, un montón de temas.

¡Sólo hay que animarse!

Anuncios

otra oportunidad de enseñar

Hace unos días tuve un pequeño accidente doméstico, esas cosas que en verdad no son graves pero que por lo que implican terminan siendo de cuidado y tema obligado de conversación. Mi hijo menor se apretó un dedo con la puerta. Él puso sus deditos en el marco de la puerta (donde la puerta está afirmada a la muralla, donde van las bisagras) y otro de sus hermanos cerró la puerta. Fue casi crónicas de una muerte anunciada, no solo mil veces hemos repasado el concepto de no jugar con las puertas, si no que antes de que ocurriera el hecho ya se los había dicho varias veces, claramente sin resultados.

Niño llora, mamá corre a verlo y OH! Sangre, sangre, sangre… Estaba en el segundo piso de mi casa (bañando a los niños) dejé a uno en la ducha y bajé corriendo. Gracias a Dios mi marido acababa de cruzar la puerta, por lo que él evaluó la situación, lo vendó y partimos a emergencias. Nunca me ha tocado ir a emergencias con un niño en riesgo vital, y espero de verdad que nunca sea así, esos viajes son los más largos, interminables, con esa sensación de angustia/miedo que apenas te deja respirar. Después de una larga espera (estamos en época de peack de enfermedades respiratorias por acá,) por fin apareció un doctor. Su primera impresión: nada que hacer hasta sacar radiografía y ver si había fractura del dedo. Vuelta a esperaqr, radiografía y si, fractura, por lo que el diagnóstico pasaba a ser fractura expuesta, y el especialista a tratar el caso era otro. Vuelta a esperar, nos informan que tenemos que hospitalizarlo, pues la cirugía requiere de anestesia general. Esperar por lo menos 6 horas desde su última comida y a pabellón.

De nuevo, una situación que no era nada grave, pero que implicaba tantas cosas… en mi casa mis niños lloraban por su hermano. sentían miedo, pena, culpa… y yo no estaba ahi para contenerlos, es más ni siquiera podía llamarlos, pues para que el menor no se tocara la herida tenía que estar con él en brazos y afirmandolo.

Pabellón, esperar que haga efecto la anestesia (situación que creo que da para un post completo, es terrible!!) y a esperar. Esperar otra vez, pero ahora hay algo diferente, tu hijo no está esperando contigo en brazos, está (dormido) en una sala llena de desconocidos (para él y para tí) y no te queda nada más que rezar para que todo esté bien. No sé si seré yo, y mi exceso de horas de series de TV relacionadas con la medicina, pero los peores escenarios rondan sin que yo quiera por mi mente. Avisan que ya salió y que todo está bien. Puedo empezar a respirar con tranquilidad.

Ya tengo a mi bebé en brazos. Lo peor ya pasó. ya está todo bien. pero, y ¿el resto de mis hijos? ¿cómo aprovechamops de enseñar? y así elabroamos con ki maridp un discurso que creo (ESPERO) nos dio resultado.

1. Los accidentes pasan. No hay culpas, no importa quien fue el que cerró la puerta (podría haber sido cualquiera de los niños, da igual, uno tuvo la “mala suerte” de que le tocara), pero si hay conductas de riesgo que podemos evitar. No soy culpable por que yo no quería que mi hermano terminara en la clinica, operado con una fractura expuesta.

2. Si tengo  responsabilidad sobre lo que pasó, en el sentido de haber realizado una conducta irresponsable (jugar con las puertas) cuando sé que es algo que puede ocasionar un accidente (sería igual por ejemplo que jugar con fuego… generalmente los que inician incendios no era lo que buscaban, pero su conducta llevó a que estos se generaran.

3. Y acá tal vez nadie me entienda, pero se debe a una situación familiar particular, no importa quien fue, fue uno de los niños, sin individualizar, sin estigmatizar, de nuevo, el que fue no es culpable y no tiene por que recibir “sermones” o “sanciones” de personas que no son de nuestro núcleo familiar, es más, no tiene que dar explicaciones y es solo un niño que jugaba, jugaba mal si, pero jugaba.

4. El abrazo. Que abrazo. contener, a los pobres que se quedaron en la casa y que vivieron la angustia igual que uno. que se levantaron en la mañana para ir al colegio y se dieron cuenta que su hermano no estaba. Que lo tienen que ver con sus vendas, remedios y curaciones… Contener, para eso esta la familia al final. Lo demás pasará, y no queda más que esperar que no pase otra vez, y que de verdad hayamos logrado enseñar algo en esta pasada…

¿y ustedes? ¿Han tenido que enfrentar situaciones así? ¿Cómo lo han hecho?